La Vuelta al Mundo
Comments 8

Un fin de semana salido de lo convencional en Amsterdam y Haarlem

Se acabó el frío, salió el sol, la primavera comienza a mostrarse y nos adentramos en mi mes favorito Marzo: el mes de mi cumpleaños!

Se juntaron las buenas oportunidades y las intenciones, lo que derivó en volver a Amsterdam y dejarse atropellar por todas las maravillas que esta ciudad va mostrando a medida que se recorre en bici o a pie.

Este viaje, no fue una visita típica de Amsterdam, ni consistió en visitar las principales atracciones turísticas o apreciar sus maravillosos museos incluido el de Van Gogh (que aún no tengo la suerte de conocer). Por el contrario, este fue un viaje salido de lo convencional, de recorrer la ciudad y explorar sus calles, de apreciar el ambiente distintivo de cada barrio, sus tesoros en materia de diseño, en materia de café y, en general, en materia gastronómica, entre muchos otros atractivos.

Tengo que comenzar con el factor más determinante para que nuestro viaje fuera perfecto: El PULITZER! El hotel Pulitzer esta ubicado en Prinsengracht 315 – 331, en el corazón del barrio de las muy conocidas “nueve calles”, justo al frente de uno de los magníficos canales de la ciudad, a 0,1 millas de la casa de Anne Frank, 0,2 millas del palacio real y tan solo a unos pasos de la estación de tram Westermarkt, lo que lo hace muy conveniente para conectarse con cualquier parte de la ciudad.

Pero su ubicación maravillosa no lo es todo! El hotel reúne 25 casas de los siglos 17 y 18 una vez escenario de los hogares de aristócratas, así como de prósperos negocios entre comerciantes. Estas fueron restauradas y renovadas conformando lo que hoy se conoce como el Pulitzer Hotel, que se caracteriza por su ambiente ilustrativo de la “edad dorada” Holandesa.

En una combinación única entre lo clásico y lo moderno, y representando un recorrido histórico significativo, el hotel es como resultado una exitosísima pieza de diseño! Podría escribir mil y mil palabras describiendo cada detalle encantador como las baldosas de la recepción, las flores, el cristal de las bomboneras, las salas, los jardines,  las lámparas, los cuadros, las vajillas, ventanas, teléfonos y, en fin, cada espacio y objeto dentro del Pulitzer pero prefiero que ustedes lo vean con sus ojos. Mientras tanto, los sigo motivando para que lo visiten!

Me falta aún mencionar las dos ventajas principales del hotel! El personal y su servicio son realmente sobresalientes! La amabilidad, la calidad del servicio y el consentimiento con los huéspedes lo convierten en un “outlier” absoluto! Sin duda alguna, la mejor experiencia hotelera que he tenido!

Por otro lado, el desayuno!!! El Jansz es el restaurante del hotel que modestamente describe su oferta como “basic yet beautiful”.  Pues el Jansz ofrece un desayuno lejos de lo básico pero sí muy bonito, fresco, variado y exquisito del cual difícilmente podré olvidar el omelette de espinacas, champiñones y mozzarella, las tostadas francesas, los huevos con trufa, aguacate y crema sobre brioche, los pancakes con crema batida y la maravillosa mermelada de frambuesa y mango.

Disculparán mi introducción eterna pero el hotel merecía la pena! Ahora sí a la ciudad! Una gran idea para comenzar es una caminata por las “nueve calles”, lo que permite no sólo admirar las casas y los canales en su máximo esplendor sino visitar y comprar en una interesante y generosa oferta de tiendas locales con mucho estilo tanto en vestuario como en joyería, accesorios y muchas otras.

Aprovechen para comerse un pan o postre en una de las muchas pastelerías artesanales que rodean la zona y no dejen de parar en Screaming Beans (Hartenstraat 12) por un café de especialidad de su preferencia. Ojalá que sean atendidos por James (uno de los últimos baristas amables que quedan en el mundo). Tipazo!

Por la noche, les recomiendo moverse al distrito Pijp y hacer tres escalas en la medida de lo posible! La primera parada es en CT Coffee and Coconuts (Ceintuurbaan 282 – 284), un antiguo teatro de los años 20 que hoy es bar, cafe y restaurante y que representa un lugar donde darse un break, respirar y relajarse! Uno de sus lemas es apoyar a productores locales y mucho de lo que consuman es orgánico. Disfruten de tres pisos en un ambiente chic y playero donde podrán sentarse en mesas de trabajo compartidas, puffs cerca del piso o mesas convencionales. Muy recomendada la cerveza elaborada en casa “Dodo”.

La siguiente parada es en The Seafood Bar Amsterdam (Ferdinand Bolstraat 32). Una barra amplia llena de frescos frutos del mar llamará su atención justo a la entrada. El lugar comenzó como un take away y hoy en día tiene un par de locales alrededor de la ciudad. En este lugar hay tres tesoros: las ostras, ideal degustar las ostras irlandesas, las tradicionales Tsarskaya y las incomparables Gillardeau en este orden exacto. Las ostras irlandesas me sorprendieron muy positivamente!

El segundo tesoro, el pan caliente acompañado de una mantequilla de hierbas y el último y más importante Michel!

Michel es tan apasionado que pareciera ser el dueño del local! Maneja cada producto con gran delicadeza pero más allá de eso, quiere que el cliente tenga la mejor experiencia y se asegura de hacerlo al servir y al expresar todo su conocimiento. Michel hizo de nuestra experiencia mágica, informativa y más que agradable con un toque cálido y acogedor!

La última de las tres paradas del barrio es en Volt (Ferdinand Bolstraat 178). Volt es un bar y restaurante pequeño, algo hipster y con mucho ambiente. En lo que al bar respecta se consiguen una gran variedad de cervezas, gins, buenos vinos por copa y diferentes bebidas especiales. Si son amantes del whisky, pidan en la barra el ahumado. Para los que somos amantes, es algo diferente y muy agradable!

En lo que a la comida respecta, Rick van der Meer le ha puesto su corazón a la cocina de la casa influenciado por la gastronomía francesa. El menú cambia con frecuencia en pro de aprovechar lo mejor de cada una de las estaciones y siempre se ofrece un menú amplio y variado para todos los gustos! Les recomiendo la hamburguesa de Angus con tocineta, queso y papas o el especial del chef, que varía dependiendo de la temporada, con una mezcla de carne de ciervo y de res, raviolis  y zanahorias, coles, habichuelas y arugula caramelizadas.

El siguiente día les recomiendo visitar “The Amsterdam Coffee Festival”. Este festival ocurre una vez al año y es una oportunidad espectacular tanto para los que estamos en el negocio del café como para los que somos adictos a este producto.  Desde un gran escenario para compartir con expertos, hasta una plataforma para probar cafes de especialidad de diversos orígenes y tostados en diferentes partes del mundo, sin dejar atrás, la oportunidad de informarse e involucrarse acerca de los últimos avances de la industria, este festival debería ser una parada obligada de los viajeros del mundo.

En resumen, es una oportunidad para compartir y aprender del mundo del café! Para los que no son muy fanáticos, no se preocupen, también encuentran mucho acerca del té y el cacao. Más allá de todo esto,  es un espacio alegre y dinámico donde se participa activamente al son de buena música, buenas opciones para comerse un “tente en pie” y espectáculos interesantes en lo que al arte de la preparación del café respecta, incluido el tema de coctelería y algunas competencias.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al caer la tarde, aprovechando el agotamiento, es el momento de buscar un lugar donde darse un break con una buena cerveza en mano. Sin ninguna duda el mejor lugar se llama Café Brandon (Keizersgracht 157). Si están esperando un lugar cómodo, donde sentarse y comerse algo, este definitivamente no es el lugar. Sin embargo, si lo que quieren es conocer un lugar auténtico (tercer bar más antiguo de Amsterdam), donde tomarse una buena cerveza en el ambiente más tradicional y rústico posible junto con un centenar de locales dentro y fuera de esta casa esquinera, pues no se pierdan este sitio.

Luego, una pasadita por el hotel para relajarse unos minutos y “acicalarse” para salir nuevamente a las calles es muy recomendada! Una vez recargadas las baterías diríjanse a Visaandeschelde (Scheldeplein 4), un lugar recomendado por los foodies locales como uno de los mejores de la ciudad para comer “del mar”.

Al entrar van a identificar el ambiente marítimo de inmediato. Un lugar elegante y agradable con un ligero estilo Mediterráneo y varios productos típicos del mar a modo de decoración sin olvidar las langostas en sus respectivos tanques, características de este tipo de restaurantes. El menú es amplio, cuenta con una muy buena oferta de vino y, como muchas otras personas, nos inclinamos por el menú de 4 platos, lo cual resultó más que suficiente!

De aperitivo recibimos unos chicharrones de algas con un pasabocas crocante de Bouillabaisse que fueron la muestra perfecta de lo que vendría después.

Luego, en una seguidilla perfecta de tiempos entre probar y maridar con el vino, vinieron uno tras otro los platos del delicioso menú que abarcaron desde bocaditos de mar con caviar, hasta gambas en masa fina, un plato de salmón en sus seis versiones, una espectacular bouillabaisse con crocante y semillas de calabaza, rodaballo y rape con varios tipos de verduras, salsas, coulises, mousses y mayonesas.

A pesar que saben que no soy muy fan de los restaurantes de perfectos bocados pequeños este restaurante es una excelente muestra de lo mucho que se alcanza con un servicio cálido y cuidadosamente ajustado más un trabajo dedicado con alimentos de la mejor calidad.

Un día más de aventura para aprovechar y que mejor manera que tomando un tren por unos 15 minutos en dirección a Haarlem.

Haarlem es una ciudad lindísima 20 kilómetros al oeste de Amsterdam. Su economía se fundamenta en las industrias floral (tulipanes), cervecera, textil y chocolatera.

Es una ciudad cuya historia es evidente alrededor de todas sus calles y a través de: las famosas “hofjes” (casas de beneficencia construidas alrededor de patios), la catedral de San Bavón, “Vleeshal” (edificio designado para la venta de carne fresca desde 1600 hasta el siglo XVlll) y “Hoofdwacht” (el edificio más antiguo de Haarlem construido como casa de guardia y que con el paso del tiempo ha sido ayuntamiento, carcel y residencia, entre otros).

Si consiguen ir un sábado, no se pierdan el mercado que se establece en la plaza principal ” Grote Markt” desde donde pueden apreciar el estilo arquitectónico y, además,  probar los tradicionales stroopwafels y super wafels de Holanda recién hechos!

A pesar de ser una ciudad aparentemente pequeña tiene gran movimiento y sus tiendas de ropa, diseño y moda son una importante atracción para los visitantes. Les recomiendo caminar por la calle Kruisstraat y visitar las tiendas Kloffie (Kruisstraat 6), Number Nine (Kruisstraat 34-36) y una tienda de ropa y juguetes para niños, con una súper acogedora cafetería y un espacio para que adultos y niños jueguen llamada MiniMarkt (Kruisstraat 11).

Luego de una buena tanda de shopping, terminen de recorrer la ciudad entre sus callejuelas y no olviden darle una mirada al molino de viento de Adriaan.

De vuelta a Amsterdam les tengo uno de los mejores planes a disfrutar! Vayan a Amsterdam Oost. El este de la ciudad tiene impresionantes desarrollos urbanos que presentan un contraste interesante frente al Amsterdam tradicional.

Luego de darse una mirada por el barrio, busquen un lugar que se llama Brouwerij´t IJ (Funenkade 7). En pleno corazón del este los atraerá un molino de viento típico Holandés! Lo que no saben es que justo en este lugar hay una fábrica de cerveza junto con su respectivo pub! El lugar ofrece una amplia variedad de cervezas incluidas la estacionales, las ediciones especiales y las fijas! Unas orgánicas, otras no unas rubias otras oscuras y con diferentes grados de alcohol! Todas deliciosas!!!

Este lugar, cuando hace buen tiempo y durante los fines de semana, se llena por completo tanto dentro como fuera. Dentro es más para disfrutar parados y ver el espectáculo central alrededor de la cerveza. Por el contrario, afuera encuentran mesas al aire libre donde sentarse con muchas personas y aprovechar la tarde.

Además de la cerveza maravillosa, también hay un pequeño puesto de charcuterías donde se puede comprar quesos, salchichas y chorizos (entre otros) de muy buena calidad! La cervecita con esta charcutería marida perfectamente!

Un dato curioso de este lugar, aparte del hecho que fabrican sus propias cervezas, es que la pulpa de malta restante es utilizada como alimento en una finca de ovejas. El resultado de este componente de alimentación es un queso blanco, suave, orgánico y delicioso que se llama “Skeapsrond” y que se vende en las mejores queserías de Amsterdam y, por supuesto, en el pub!

Así que ya lo saben Brouwerij´t IJ es un imperdible de Amsterdam!!!

Sí la luz del día aún se los permite hay que darse una vuelta por el barrio Jordaan! Un barrio que aunque un poco más residencial es acogedor y agradable para recorrer y tiene algunos tesoros por descubrir! Tan sólo unas calles más al este de este barrio se encuentran con otro lugar de cafés especiales a destacar que se llama Bocca (Kerkstraat 96HS).

Para cerrar este viaje encantador, vayan a comer a Barrique (Gerard Doustraat 82)! Un restaurante chiquito, convulsionado, algo caótico y lleno de ambiente destacado por su lema de “pearing” (aparear) buena comida y buenos vinos! Como los mejores de la ciudad, este restaurante también se basa en un menu de varios platos. Sin embargo, si quieren recibir una sugerencia personal, los invito a pedir un básico: la carne de res en su jugo con papas a la francesa! Imposible haber pedido mejor!

Sin más que decir, cierro esta publicación esperando que muchos de mis seguidores puedan visitar algunos de los sitios de interés que les sugiero! Además de esto, aprovechen cada esquina de esta ciudad romántica y misteriosa, piérdanse por sus calles, exploren y déjense llevar por esa calidez de los Holandeses que nos hace sentir como si no fuéramos turistas!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

8 Comments

  1. Maria says

    Muy buena presentación de Amsterdam y de Haarlem. Tuve la suerte de conocer las dos ciudades pues viví en Amsterdam 1 año. Gente maravillosa! A la próxima visita que hagas te recomiendo probar los arenques y mejor en Primavera cuando salen los primeros al mercado!!! Pero dan ganas de conocer todos los lugares que mencionas! Gracias por compartir tu experiencia!

    Me gusta

    • Siempre me encantan tus respuestas Vicky linda!!!! Me encanta que disfrutes lo que escribo pero aún más me fascinan todos tus tips! La próxima vez en Amsterdam, voy en Primavera y pruebo los arenques!

      Me gusta

  2. Mauricio says

    Que ARTICULAZOO….,
    Ya me hacía falta leer tus increíbles e inimerables recetas para cocinar o para conocer de cocina en cada ciudad.
    QUE DELICIA DE ARTÍCULO !!

    Me gusta

  3. Juli says

    Qué delicia de paseo en todo sentido! el hotel, los lugares, los restaurantes, la comida, pero sobre todo… ese desayuno que describiste del hotel! Quedé muy antojada. Me encantaría ir!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s