Mi Cocina
Comments 5

Scones, el vicio pastelero de mi familia materna!

Mis muy estimados lectores! Otra vez un par de semanas sin haber podido publicar… Finalmente nos mudamos a nuestro apartamento permanente y además de todo el trajín de la mudanza, la instalación del internet tardó tres eternas semanas, así que, ni por un lado ni por el otro! Prometo que mi intención es seguir publicando cada semana y que todos mis esfuerzos estarán enfocados en este objetivo que, como bien lo saben, me apasiona. Si no lo hago, ya lo saben, es por motivo de fuerza mayor!

Esta semana la publicación esta enfocada en la que considero como la mejor receta de scones y es un artículo muy especial por tres razones:

La primera y más importante: Imagino que en todas las familias sucede que son adictos a algún tipo de antojito o, incluso, a varios. En el caso de mi familia materna somos unos fanáticos, enloquecidos por los scones y, creanme cuando les digo que el consumo de más de los scones permitidos por persona, podría causar una batalla campal, así como el último scone del desayuno es mayor tesoro que un baúl de joyas rescatado de un barco pirata!

La tradición comenzó con mi abuela quién llevaba a nuestras vacaciones boyacenses estos deliciosos antojitos que compraba en Bogotá en Susana´s. Todas las mañanas en el desayuno y entre otras miles de “viandas” (como se dice en la casa), pasaban la canasta de scones calienticos para que cada uno cogiera su ración y después de partirlos por la mitad, ponerles un toque de crema de leche y otro toque de mermelada, proceder a probar un bocado absolutamente matador!!!  Desde ese momento, ninguna temporada decembrina ha dejado de ofrecer estos deliciosos panecitos que nos vuelven locos, pero hemos sido “víctimas” de nuestro vicio pastelero ya que los scones de Susana´s desaparecieron hace rato del mercado y la cacería del producto ha sido esforzada y costosa!

Dado lo anterior, me puse en la tarea definitiva de encontrar la receta exacta para atinarle al sabor de nuestro scone preferido y después de hacer miles de recetas, exquisitas pero no exactamente iguales a lo que estaba buscando, encontré la formula correcta!

La segunda razón consiste en lo siguiente: luego de casi dos meses en Zürich puedo decir, con sonrisa de oreja a oreja, que han llegado mis herramientas de cocina! Sin embargo, la semana pasada, cuando hice estos scones aún no tenía mis herramientas y para su preparación sólo utilicé: un tupper rectangular, un vaso de plástico, una cuchara medidora de café, una cuchara de madera, una tapa de frasco de Nutella y una placa de horno y por supuesto, mis manos. Sí! Así como se lo pueden estar imaginando pesé todo con una cucharada medidora de café y con un vaso plástico!

Esta noticia es alentadora para todos lo que quieran hacer algo espontáneo en la casa, para los primerizos, para los que no tienen herramientas de pastelería o para los que están fuera de casa. Es una receta sencilla, agradable y corta, con tremendo resultado final! Ideal para salir de la monotonía, para quitar el stress y para inmiscuirse en la cocina sin que tenga que ser un plan de miles de horas y de montañas de loza.

La última razón se trató de darle gusto a Juanca, quién me había pedido scones varias veces en los últimos días, y de dominar la receta para las visitas próximas de papás y amigos a los quiero consentir desde donde mejor lo puedo hacer ¡desde la cocina!

La receta perfecta la encontré en internet, en youtube y es una receta de El Gourmet por Osvaldo Gross. Decidí hacer esta receta ya que después de realizar varias otras y no dar con el toque exacto (a veces de sabor, a veces de textura), un par de ingredientes diferentes llamaron mi atención y me hicieron pensar que ahí podía estar la clave! Los ingredientes que no aparecían en las otras recetas eran el yogurt y la crema de leche.

Tengo que decirles que le hice sólo una variación a la receta y fue que no le puse huevo. En la receta de Osvaldo Gross agregan un huevo junto con el azúcar, el polvo de hornear, la sal, el yogurt y la crema de leche. Ustedes pueden incluir o no el huevo, como prefieran!

Acá les dejo!

 

Tiempo de preparación: 35 minutos

Comensales: 14 (si es un scone por persona)

 

400 grs de harina

100 grs de mantequilla fría

60 grs de azúcar

20 grs de polvo de hornear

5 grs de sal

60 grs de yogurt

150 grs de crema de leche

 

Precalentar el horno a 180 GC.

En un bowl (en mi caso un tupper), poner la harina y la mantequilla fría cortada en cubos. Con las yemas de los dedos ir deshaciendo los trozos de mantequilla, mezclándolos con la harina hasta que toda la mezcla quede como un arena fina. 

IMG_8989

A continuación agregar:

El azúcar…

IMG_8992

El polvo de hornear…

IMG_8993

La sal..

IMG_8994

La crema de leche…

IMG_8998

Y el yogurt..

IMG_8999

Mezclar todos los ingredientes, primero con una cuchara de palo suavemente y luego con las manos sin trabajar mucho la masa.

Pasar la mezcla ya un poco más homogénea al mesón y mezclar un poco sólo hasta que se incorporen todos los ingredientes y se consolide la masa en una bola.

Aplanar la masa con un rodillo (en mi caso con las manos o con ayuda de un frasco de vidrio desocupado y muy bien lavado) y dejarla de 2 cms de grueso, aproximadamente.

IMG_9006

Con un molde, anillo o en mi caso con la tapa del frasco de Nutella hacer círculos de masa. Hacer tantos círculos como la masa lo permita (unir los sobrantes de masa y volver a estirarlos y a hacer más círculos hasta que se utilice toda la masa).

IMG_9008

Luego poner todos los círculos en una placa engrasada con mantequilla, distanciados uno del otro para que tengan espacio para crecer. 

IMG_9012

Pincelar por encima con un poco de huevo y llevar al horno entre 15 y 18 minutos.

IMG_9016

Una vez cumplido el tiempo, retirar del horno y ponerlos sobre una rejilla para que no suden. 

La textura ideal del scone es crujiente por debajo, arenoso sin ser completamente seco y algo denso. El sabor determinante es el de la harina horneada. Sin embargo, deberá ser neutro, que vaya igual de bien con algo dulce o salado.

IMG_9027

Dejar enfriar y listos para comer! Para conservarlos ponerlos en un tupper bien cerrado.

Espero que tengan unos maravillosos desayunos las próximas semanas con esta delicia de scones! Yo se los garantizo!

Anuncios

5 Comments

  1. Mauricio canales says

    Qué maravilla, una ciencia tan exacta como lo es la cocina, mostrada con tanta sencillez y amor parece finalmente Muy fácil , ese es el arte de enseñar, si ese es tu fin, lo estás logrando.
    Que artículo tan amable, simple y didáctico, por todos lados se ve como amas la cocina y el amor que pones en todo lo que haces.
    Estoy seguro que tus lectores se fascinan más con tus recetas e historias que con los productos derivados de ellas,
    FELICITACIONES,

    Me gusta

  2. Juli says

    Qué bueno que volviste!!! Y en buena hora con esta receta que cae como anillo al dedo en mis preferencias sobre las tres comidas “el desayuno”!!!
    Seguro los haré y ya te conraré como me quedan!
    PD: Que bien que te las arregles con los utensilios de cocina que tengas a tu alcance! Muy meritorio!
    Abrazote! Juli

    Me gusta

  3. Alejandra Sánchez Michelsen says

    No puedo creer que después de tantos años hayas logrado hacer nuestros tan adorados scones!!!! Los voy a hacer para desayunarme como mas me gusta!!!! Te adoro y gracias por hacer eso posible!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s